martes, 4 de octubre de 2005

Qué es primero, el ODIO o el AMOR??


Siempre a lo largo de la historia se ha hablado del amor que se tienen las personas y cómo es que a través de este sentimiento la gente puede desarrollarse y crecer como personas. Las teologías varias, hablan de que el amor es la base y la piedra angular para la convivencia y el crecimiento, es más, el amor sería el único camino para acercarse a Dios y llegar a la divinidad. Pero resulta que al analizar las bases del amor, y a la vista de la teoría psicoanalítica, esta relacion no parece tan clara y "limpia" como se suele creer. ¿Que pasaría si les contara que el odio es anterior o a lo menos, paralelo al amor?

Freud, en Introducción al Narcisismo se pregunta sobre este tema. Amar y odiar se necesitan mutuamente. Me parece importante hacer unas aclaraciones respecto del narcisismo primario y secundario de los que nos habló este genio la psicología: El narcisismo primario es aquel que corresponde al estado de "omnipotencia infantil", omnipotencia entendido en el sentido de que el niño asume un rol omnipotente respecto de la realidad, no necesita y se satisface por sí solo, o fantasea (Kleineanamente) con aquello. Cuando el niño todavía no diferencia claramente su ser de los objetos del mundo exterior y es él su propio objeto de amor (no hay diferenciación yo-no yo). Esto implica que el niño se satisface a sí mismo, esta en un estado de "completitud", esta "lleno".
En una fase posterior, en el llamado narcisismo secundario, el niño reconoce los objetos, hay cosas que entran y salen de su cuerpo, objetos que le pueden proporcionar dolor o placer, por lo tanto existen para satisfacer las propias necesidades o, como lo diría un psicoanalista, la catexia (energia libidinal) va al objeto y de allí retorna al sujeto. El objeto existe en función de las necesidades del sujeto.
Al pensar respecto del amor y del odio bajo este prísma, tenemos que primero se odia al objeto porque éste es una provocacion para el nucleo narcisístico que nos constituye. El objeto como no yo, provoca irrita y molesta. Esto porque molesta el tener que necesitar y depender, o sea, molesta amar. Amar, como plantea el profesor Jaime Coloma, es algo "otro". En el narcisismo, para que haya amor al yo, es necesario que el yo se instale. Si no, no hay otro, y por ende, lo otro molesta. En el narcisismo primero requiero que NO haya necesidad (al estilo de narcisismo primario). La diferencia se presenta como odiosa en tanto saca de una condicion omnipotente (la condición de la guagua al nacer). El odio al objeto es el odio a la necesidad, a la dependencia. Entonces cuando amo, estoy volcado al odio; la sombra del objeto cae sobre el yo.
Tenemos entonces que "amar" implica tambien "odiar", odiar en el sentido de que odio aquello que veo en el otro y que no me pertence, pero que necesito. La sombra del objeto cae sobre el yo. Entonces, podríamos decir que cuando ustedes "aman" a sus pololas, tambien las están de cierta manera,"odiando". Porque tienen algo que ustedes necesitan o de de lo cual dependen....¿curioso no?
Y ahora lo que me llevó a escribir este articulo:

Tomando en cosideración lo recientemente planteado, tendríamos entonces que todo aquello con que se llenan la boca las religiones, los profetas, sacerdotes, hombres de buena fé (o que se autodenominan serlo), etc; lleva cargado intrínsecamente un componente negativo y/o agresivo, o dicho burdamente: malo. De lo que se desprenden dos conclusiones:

1.- El hombre es un ser naturalmente malo, y que tiende a la destruccion, al odio y a la perdición. Y que dados sus altos grados narcisísticos simplemente ama para su satisfacción y no por el otro.
2.- Nos han estado mintiendo durante años...

Shine On!!.


1 Comments:

Blogger eldiariodefrancisca said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

4:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

eXTReMe Tracker blog search directory

Powered by Blogger

Planeta Blogs
BloGalaxia